DSC_0073

Durante la carrera de montaña del Alto Sil del 17 de marzo, tuve mucho tiempo para pensar en diferentes aspectos de mi vida, el @LFE_INEF, @CentroPRONAF, mis retos, mis amigos, mi familia, pero también me venía a la cabeza uno de los miedos más grandes que tengo cuando realizo actividad física, “la MUERTE SÚBITA (MS)”.

Claro que parece de locos pensar en esto durante una carrera tan exigente, pero creo que es algo que todos los deportistas y personas que hacemos actividad física, se nos ha pasado por la cabeza en algún momento, sobre todo, cuando últimamente los acontecimientos deportivos son más frecuentes y aparecen casos impactantes.

Ej. Hace unas semanas un corredor de 45 años fallecía al superar la línea de meta en la 33ª edición de la Maratón de Barcelona, completando un tiempo de 4 horas y 5 minutos. http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/17/barcelona/1363542218.html

Incluso, los que han ocurrido en deportistas famosos, y que han supuesto una enorme sensibilización en la sociedad, frente a este problema, aunque no creo que haya sido el suficiente, ni el necesario. Por ese motivo, mientras iba corriendo y sufriendo en las subidas del Sil, pensé en realizar un post sobre este tema e intentar dar mi visión personal y concienciar a todo el mundo (al que le pueda llegar este blog), sobre la importancia de realizarse un reconocimiento médico deportivo para prevenir y reducir riesgos cardiológicos.

Captura de pantalla 2013-03-19 a las 23.32.43Llevo realizando pruebas de esfuerzo (PE)  desde 2007 en el @LFE_INEF junto con médicos especialistas en el deporte, gracias a ellos, he aprendido muchísimo sobre Electrocardiograma (ECG). Yo llevo 5 años seguidos haciéndome una todos los años, y mi función principal en el Lab como Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, es interpretar los valores fisiológicos, y la respuesta-adaptación al ejercicio en diferentes aparatos y sistemas del organismos (VO2max, VT1,VT2, RER, Vel, Watios), y hacer una valoración específica para cada deportista.Pero realmente, me fascina el funcionamiento del corazón y me encanta que me expliquen y me enseñen a interpretar ciertas alteraciones del ECG. Por supuesto, no quiero suplir al médico ni entrar en su campo,  y espero que no sienta mal este post si llega a alguno de ellos, no es mi intención valorar la MS, sólo dar una visión personal y concienciar de la seguridad en el deporte, mediante un control y valoración periódica de ciertas variables cardiológicas.

Lo primero que debemos entender es el concepto de muerte súbita:

“Es evento inesperado que produce pérdida súbita y simultánea de todas las funciones vitales, durante o hasta 24 horas después de haber practicado una actividad deportiva”

Síndrome de muerte súbita del adulto. Es la ocasionada por una arritmia cardiaca debida a una alteración del sistema de conducción que lleva a la muerte a una persona, aparentemente sana, sin previo aviso”.

Muerte instantánea. La que se produce en pocos minutos (menos de una hora), por ejemplo en los casos de commotio cordis”.

Pedro Manonelles (Coordinador del Registro Nacional de Muerte Accidental y súbita en Deportistas y Presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte 2011) dice: “No hay deportes más peligrosos que otros por lo que respecta a la MS, el riesgo lo determinan la existencia de patología susceptible de provocar esta MS y la intensidad del esfuerzo” (Remarco esta palabra “INTENSIDAD” por el creciente boom del llamado HIIT (High Intensity Interval training)). Y en este mismo artículo comenta: “es difícil entender que un sujeto en pleno rendimiento, joven y aparentemente sano pueda fallecer sin que haya accidente”. Por lo tanto, la pregunta inevitable que uno se hace es ¿Es posible evitar la MS?. Y otra pregunta importante, sería ¿Es posible detectar una patología en deportistas amateurs, si incluso estos accidentes pasan en los deportistas de élite que tienen un control médico exhaustivo?

Captura de pantalla 2013-04-06 a las 22.26.39

La respuesta a estas preguntas son difíciles de asumir, pero a día de hoy, no se pueden evitar. Eso sí, se puede PREVENIR y reducir su frecuencia. De hecho, muchos casos de MS se podrían evitar haciendo los exámenes médicos adecuados.

“Realizar un reconocimiento médico que contemple los antecedentes familiares, un electro y un ecocardiograma es la forma más eficaz de prevenir el 89 por ciento de los casos de muerte súbita tanto en atletas profesionales como en aficionados.”

http://www.diariomedico.com/2012/09/11/area-profesional/entorno/reconocimiento-medico-eficaz-frente-muerte-subita

Parece ser, que la MS no depende del deporte en concreto, sino de la intensidad del esfuerzo con la que se práctica la actividad física.  Y en este punto, no puedo dejar de pensar en la creciente moda en el uso del High Intensity Interval Training. He leído mucho sobre ello y sobre los cambios en las variable fisiológicas que se producen con su uso en diferentes poblaciones (obesidad, cáncer, alto rendimiento). Además, he probado en mis carnes varios entrenamientos, y puedo decir que lo considero un gran método de trabajo. Pero también creo, que se está llevando de manera incorrecta e inadecuada a la sociedad, sobre todo en algunos gimnasios dedicados al fitness. A veces, pensamos que haciendo actividad física intensa, vamos a llegar a nuestros objetivos rápidamente, pero no tenemos en cuenta la progresión adecuada, ni las consecuencias que esto puede ocasionar en la persona.

Se han estudiado con detenimiento las causas más comunes de la MS (http://www.medigraphic.com/pdfs/medcri/ti-2005/ti053c.pdf). Y aunque quedan muchas cosas por aprender y conocer, es importante desarrollar estrategias de prevención efectivas.  Las dos más importantes son:

  1. Identificación de las patologías que puedan causar MS.  Aquí es muy importante la valoración individualizada y de forma integral. Siendo fundamental:
    1. Historia clínica (Antecedentes previos y familiares, síntomas durante ejercicio,  hábitos de vida, etc)
    2. Exploración física
    3. ECG reposo
    4. ECG de esfuerzo (Prueba de esfuerzo)
    5. Tensión arterial de reposo, durante y post ejercicio.
    6. Analítica sanguínea
    7. Otras pruebas diagnosticas (Holter, Ecocardiográma, test genéticos)

Todas estas pruebas, deberán ser llevadas a cabo por un médico especialista, y  siguiendo el comunicado de la Federación  Española de Medicina del Deporte (FEMEDE)  y la Organización Médica Colegial (OMC) sobre las pruebas de esfuerzo en Laboratorio  http://femede.es/documentos/Prueba%20de%20esfuerzo-ultimo.pdf

Aunque el ECG por si sola, puede no tener la capacidad suficiente para detectar ciertas patologías, es importante desarrollarla en primera instancia para evaluar otras pruebas complementarias como la ecocardiografía o test genéticos .

* La empresa valenciana Sistemas Genómicos ha presentado un nuevo test genético capaz de analizar 196 genes directamente relacionados con el diagnóstico de muerte súbita, aneurismas de aorta y múltiples cardiopatías congénitas (coste de entre 1.000 y 2.500 euros)  https://www.sistemasgenomicos.com/web_sg/

 2. Disponibilidad de instalar Desfibriladores externos

 (http://www.contralamuertesubita.org/donde-se-deberian-de-instalar)

desfibrilador

Por otro lado, existen otros factores que participan en los episodios mortales de deportistas y que debemos conocer y evaluar:

Captura de pantalla 2013-04-06 a las 22.55.52

Como conclusión final, creo que es muy importante:

  1. Aceptar que cuando hago ejercicio físico puede existir un riesgo implícito en el mismo. Posiblemente los beneficios son mucho más numerosos que los riesgos, pero ineludiblemente existen riesgos.
  2. Es importante educar a la sociedad, y someterse a un reconocimiento médico deportivo, con el objetivo de descubrir algún tipo de patología o alteraciones vitales, que representen una contraindicación absoluta en la práctica deportiva.
  3. Llevar un entrenamiento gradual y progresivo. Ponerse en manos de especialistas del deporte (@fccafyd, @ineftos) que puedan aconsejarte y guiarte en este proceso. Enseñar a utilizar la EEP y controlar las sensaciones de intensidad.
  4. Es importante que los especialistas en salud, estén en posesión de titulaciones de RCP avanzada o estén formados en resucitación y reanimación cardiopulmonar mediante desfibrilador semiautomático. El proceso formativo de la NSCA Spain incluye RCP DEA. (http://www.nscaspain.com/web/inicio.aspx)
  5. Tener unas recomendaciones básicas de prevención (Cruz, E., Hernández, M., & Borja, B. (2005). Muerte súbita en atletas jóvenes.Trabajo de, 2.):
    1. Evitar las prácticas deportivas al aire libre mientras está presente una tormenta eléctrica
    2. Evitar o diferir el ejercicio físico cuando la temperatura ambiental está elevada
    3. Hidratarse convenientemente antes, durante y después del ejercicio físico, especialmente en competencias extenuantes (carreras de larga distancia, por ejemplo)
    4. No practicar deportes si previamente hubo deshidratación a causa de problemas como diarrea, vómito, fiebre o exposición a temperaturas ambientales elevadas
    5. Evitar el ascenso brusco a grandes alturas
    6. Llevar equipos de comunicación y abrigarse adecuadamente cuando se practica el alpinismo
    7. Evitar la práctica de buceo en áreas donde habitan tiburones, particularmente aquellas especies consideradas como peligrosas
    8. Utilizar equipos de protección (los karatekas y los receptores de béisbol, peto; los ciclistas, corredores de motos, jugadores de fútbol americano y boxeadores amateurs casco; los alpinistas y buceadores ropa térmica), etc.

Por último, me gustaría dejar el vídeo de la Dra. Araceli Boraita (http://www.contralamuertesubita.org/araceli-boraita-cardiologia-y-deporte), Jefe de Servicio de Cardiología del Centro de Medicina Deportiva. Consejo Superior de Deportes de Madrid, y posiblemente una de las personas más capacitadas para hablar del tema por su amplio conocimiento y duro trabajo.

5 cuestiones fundamentales sobre la muerte súbita

Bibliografía:

1. Marrugat, J., Elosua, R., & Gil, M. (1999). Epidemiología de la muerte súbita cardíaca en España. Rev Esp Cardiol52, 717-25. http://www.cpr.com.pe/pdf/muertesubitaespana.pdf

2. Suárez-Mier, M. P., & Aguilera, B. (2002). Causas de muerte súbita asociada al deporte en España. Rev Esp Cardiol55(4), 347-58.  http://www.kirolarte.net/adminkirolarte/material/Doc%206%20MS%20en%20Espa%C3%B1a.pdf

3. Marqueta, P. M. (2011). Muerte súbita del deportista. Jano: Medicina y humanidades, (1773), 49. http://www.jano.es/ficheros/sumarios/1/00/1773/49/1v00n1773a90024737pdf001.pdf

4. Manonelles Marqueta, P., Aguilera Tapia, B., Boraita Pérez, A., Luengo Fernández, E., Pons de Beristain, C., & Suárez Mier, M. P. (2007). La muerte súbita en el deporte. Registro en el Estado Español. Apunts: Medicina de l’esport42(153), 26-35. http://www.raco.cat/index.php/Apunts/article/viewArticle/73003/0

5. Boraita, A. (2002). Muerte súbita y deporte.¿ Hay alguna manera de prevenirla en los deportistas?. Clínica e investigación en Arteriosclerosis47, 41. http://www.elsevier.es/es/revistas/revista-espa%C3%B1ola-cardiologia-25/muerte-subita-deporte-hay-alguna-manera-prevenirla-13029693-editoriales-2002

6. Manonelles Marqueta, P., Aguilera Tapia, B., Boraita, A., Luengo Fernández, E., & Pons de Beristain, C. (2007). Documento de consenso de la Federación Española de Medicina del deporte. Utilidad del electrocardiograma de reposo en la prevención de la muerte súbita del deportista. Archivos de medicina del deporte: revista de la Federación Española de Medicina del Deporte y de la Confederación Iberoamericana de Medicina del Deporte, (119), 159-168. http://www.femede.es/documentos/Consenso%20ECG.pdf

7. Martínez, E. C., Rojas, M. E. H., & Terán, B. B. (2005). Muerte súbita en atletas jóvenes. Rev Asoc Mex Med Crit y Ter Int19(3), 103-115.  http://www.kirolarte.net/adminkirolarte/material/Doc%206%20MS%20en%20Espa%C3%B1a.pdf

Anuncios