Captura de pantalla 2013-03-10 a las 23.49.01

Compañera de trabajo y gran profesional en todo lo que hace.  Siempre he creído que hay que rodearse de gente que sume y no que reste (gente tóxica) en tu vida, por ese motivo abrí una parte en mi Blog “Colaboradores” para aprender de su opinión, hablar de diferentes temas desde otros puntos de vista y seguir creciendo en conocimiento, a través de discusiones constructivas sobre nuestra pasión:  el deporte, la preparación física y  la fisiología humana. Aquí os dejo una entrada interesante sobre algo muy común cuando salimos de la carrera. Siguamos sumando experiencias.

Mi nombre es Blanca Romero (@BlancaRomeroM), soy doctoranda en CC de la Actividad Física y del Deporte y preparador físico en un equipo de fútbol femenino (aunque aún no lo recoge la RAE, me gusta más preparadora física, y es así como denomino mi cargo).

En estas líneas, voy a tratar de hacer una breve reflexión de mis inicios en la preparación física, de esa etapa, donde acabas de terminar la carrera y de verdad te enfrentas a la realidad, a lo que no viene en los libros, a lo que se aprende con el día a día.

¿Qué es lo primero que piensas para abordar la preparación física de un equipo?

En primer lugar echas la vista atrás a tus estupendos 5 años de formación en el INEF de Madrid. Piensas, me han impartido fútbol, teoría del entrenamiento de las cualidades físicas, pinceladas de maravillosa planificación, readaptación de lesiones, etc…

En tu cabeza tienes conocimientos aislados que hay que aunar para sacar provecho, tienes experiencia propia de lo que te gusta y no te gusta cuando eres jugador y sobre todo, tienes herramientas para desaprender y aprender de nuevo.

El mi primera temporada y bajo la utopía de lo aprendido, planteé una planificación de toda la temporada. Actualmente, en mi tercera temporada como preparadora física, lo recuerdo y me he de reír de mí misma. Creo que no cumplí ni la tercera semana de entrenamientos con sus cargas cuando ya tuve que modificar lo propuesto.

Captura de pantalla 2013-03-10 a las 23.51.25

Como he mencionado anteriormente también sabía qué era lo que le podía gustar más o menos a una jugadora en relación a la forma de entrenar lo físico. Desde un primer momento desechaba cualquier idea de pretemporada donde fuera obligatorio llevar las zapatillas para salir a correr fuera del campo de fútbol. Leer ciencia ya me mostraba que someter a cargas con altos volúmenes en la pretemporada, para más tarde invertir el volumen por intensidad no hacía que el rendimiento físico fuera mayor, ni qué decir del psicológico.

Por tanto, tenía claro, que la mayor parte del tiempo de entrenamiento iba a ser con balón, aunque en un partido, un jugador posee el balón sólo entre un 4 y un 8 % del tiempo total, sin embargo, en el elemento de mayor motivación para un futbolista, lo que ofrece realizar tareas de mayor calidad y a más intensidad.

Captura de pantalla 2013-03-10 a las 23.53.32 Captura de pantalla 2013-03-10 a las 23.53.16 Captura de pantalla 2013-03-10 a las 23.52.48

Creo que lo más importante, lo que siempre me ha guiado para mejorar día a día en mi trabajo es tener un objetivo. El trabajo por objetivos me permite no perder el sentido de lo que se hace. Hay que trabajar con un para y que ese para tenga transferencia, lo más directa posible, al juego real. Por esto último no quiero decir, que aquello que no se dé directamente en el juego no se deba trabajar, porque no es así, al menos en mi experiencia.

Otro de los aspectos a tener en cuenta para poder trabajar con objetivos, era conocer el modelo real de competición del deporte. Y con esto no me refiero solo a conocer las variables de distancias recorridas por rangos de velocidad, de frecuencia cardiaca, de parámetros bioquímicos de un jugador en su puesto específico en un partido, si no de una jugadora de fútbol femenino. Qué distancia recorre una jugadora en un partido, a qué velocidad, con qué frecuencia cardiaca, qué concentración de lactato puede presentar, como influye el ciclo menstrual en la competición, cómo se adaptan a las cargas, cuánto tiempo necesitan para recuperar, etc. Muchas preguntas a las que dar respuesta y donde mis 5 años de carrera no habían llegado. Sin embargo, como he dicho antes, mi formación sí me ha dado las herramientas para seguir aprendiendo día a día

He de añadir que hay muchos caminos para llegar a Roma, es decir, hay muchas formas de conseguir tu objetivo, ni mejores ni peores, sino diferentes. Lo importante es saber cuál es el objetivo, con el fin de sacar lo mejor de cada una de las piezas, para que unidas formen una maquinaria perfecta.

Anuncios

2 comentarios en “El comienzo en la preparación física de un deporte de equipo. Vía Blanca Romero

  1. Enhorabuena por tu blog Blanca ! Me siento identificado, también trabajo como PF y no veo ninguna relación en el ATR con el fútbol, compites semana a semana no en una sola época al año. Es triste pero es lo que te enseñan en el INEF UPM, hay muchos más métodos de entrenamiento y parece que la mentalidad de los profesores esta cambiando poco a poco. Que llegue savia nueva !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s